La musicoterapia puede aplicarse a diferentes colectivos y a diferentes realidades. En esta entrada hablaremos de un estudio que se realizó para conocer las técnicas que utilizaban musicoterapeutas especializados en la intervención con mujeres y menores maltratados.

Aunque existen diferentes definiciones, en esta entrada haré referencia a la la Organización de las Naciones Unidas (1994) que define la violencia contra las mujeres  como “todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño  físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad ya sea que ocurra en la vida privada o en la pública”.  Por tanto la violencia de género acaba convirtiéndose en un término que hace referencia a la violencia específica contra las mujeres en una relación basada en la desigualdad entre la mujer y el hombre en la que éste asume el poder y el control.

En líneas generales, como consecuencia de la  violencia, las mujeres que la sufren muestran una sintomatología que ha sido estudiada y clasificada por autores como Echeburúa y Corral (1998), Bisquerra (2003), Martin, Taft y Resick (2007), entre otros. Antes de realizar cualquier intervención es importante conocer qué síntomas presentan las pacientes y pensar cómo podemos contribuir, como musicoterapeutas, a que  disminuya la intensidad de esa sintomatología.

Cassity y Theobold (1990) llevaron a cabo un estudio para conocer las técnicas que utilizaron 2.564 musicoteraputas especializados en el tratamiento de mujeres maltratadas, sus hijos y los maltratadores. Tal y como afirma Parra (2008), esta investigación es de gran utilidad para conocer las técnicas y las áreas de intervención, pero no facilita datos sobre los resultados obtenidos.

Las áreas sobre las que incidían los musicoterapeutas eran: Área conductual, área afectiva y área interpersonal, entre  otras. Las técnicas utilizadas para intervenir en  cada área eran:

  • En el área conductual: análisis de letras y canciones y la improvisación y el movimiento.
  • En el área afectiva: la audición de música editada y su posterior discusión, la improvisación instrumental, vocal, corporal y la composición   de canciones.
  • En el área interpersonal: música orientada al grupo y actividades musicales seguidas del análisis y el procesamiento de los sentimientos de los pacientes.

Las técnicas para abordar estas áreas son diversas y deberán ir ajustándose a las necesidades del grupo y de la persona con la que estamos llevando a cabo el proceso musicoterapéutico.

Las referencia bibliográficas de musicoterapia citadas en esta entrada son:

Libros de musicoterapia

    • Bisquerra, R. (2003). Educación emocional y competencias básicas para la vida. Revista de Investigación Educativa, 21(1), 7-43.
    • Cassity, M. y Theobold, K. (1990). Domestic Violence: Assessments and treatments employed by music therapists. Journal of Music Therapy, 27(4), 179-194.
    • Echeburúa, E. y Corral, P. (1998b). Manual de violencia familiar. Madrid. Siglo XXI.
      • Martin, E.K., Taft, C.T. y  Resick, P.A. (2007). A review of marital rape. Aggression and Violent Behavior, 12(3), 329-347.
    • Parra, C. (2008). L’aplicació de la musicoterapia en el col·lectiu de dones maltractades. Tesi doctoral. Tesi doctoral. Facultat de Psicologia, Ciències de l’Educació. Universitat Ramon Llull. Barcelona.

 


Blog de Musicoterapia

Desde 2014 colaboro con la Fundación Alanna haciendo musicoterapia con mujeres víctimas de violencia de género. Si me tuviera que definir con tres palabras sería Apasionada, Valiente e Inquieta. Para saber más https://blogdemusicoterapia.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: