En el Método Nordoff-Robins aplica la improvisación y la composición musical en el tratamiento de una gran variedad de niños con minusvalías. Estos dos músicos, Nordoff y Robins, exploraron las posibilidades expresivas y comunicativas en la música y demostraron la capacidad de la interacción de los niños a través de la música.

Los creadores de este método de musicoterapia, Paul Nordoff, un compositor pianista muy experimentado y Clive Robbins, un profesor de educación especial, comenzaron su trabajo en equipo en Musicoterapia en 1959. En colaboración con psiquiatras infantiles, neurólogos y educadores, Nordoff y Robbins fueron precursores de la aplicación de la improvisación y la composición musical en el tratamiento de una gran variedad de niños con minusvalías.

Nordoff y Robins desarrollaron un concepto preciso que pudiera ayudar a explicar los procesos de la musicoterapia en los niños, creando el término “niño musical” que  se situa dentro de “niño en su estado actual”. El niño en su estado actual es el niño o la niña, con alguna discapacidad, tal como es, ha llegado a ser, y representa el estado del ser del niño.

Niños en método nordoff-robins.jpg

La musicoterapia estimula respuestas musicales y desarrolla las actividades de comunicación y autoexpresión que son esenciales en la persona. Dichas actividades tienden a llevar al niño o la niña más allá de los límites anteriores de función y desarrollo, expandiendo así la personalidad más allá de los previos límites del “niño en su estado actual”, surgiendo unas formas diferentes.

En este método de musicoterapia la técnica debe ser explorativa, consciente y flexible (Lorenzo e Ibarrola, 2000, p.369). El Método de musicoterapia Nordoff-Robins, utiliza actividades instrumentales y también la voz. Las fases del proceso son las siguientes:

– Primera Fase: Contacto exploratorio.

El terapeuta trabaja para:

  1. Empezar a conocer al niño
  2. Observar cómo se manifiesta su patología en el encuadre terapéutico c) Determinar las habilidades de comunicación existentes
  3. Investigar sus capacidades potenciales

El terapeuta trabaja, pues, de forma empática para establecer:

  1. El enfoque adecuado
  2. Qué clase de música es significativa, para poder personalizarla

En esta primera fase quedan así delimitados los objetivos clínicos.

Segunda Fase: Desarrollo integrativo

En esta fase se elabora el desarrollo constructivo de la capacidad de respuesta a la comunicación. La música se personaliza aún más.

Se llevan a cabo los objetivos de una forma progresiva a través de la repetición y la constancia. Estos objetivos pueden dirigirse a:

  1. Establecer o intensificar la relación
  2. Desarrollar la comunicación
  3.  Trabajar para aumentar la movilidad, la coordinación, el entusiasmo, el control físico o emocional, la vocalización y la liberación de las rigideces del niño.

– Tercera Fase: Comunicación y actualización personal

El terapeuta trabaja para conseguir:

    1. Mayores niveles de comunicación y relación
    2. Elevar el nivel de autoorganización, del “darse cuenta”, de confianza y de competencia
    3. Alentar la libertad, liberándola de los efectos patológicos

Las referencias bibliográficas de musicoterapia citadas en esta entrada son:

  • Lorenzo, A. y Ibarrola, B (2000). Modelo humanista-transpersonal. En Betés, M. (Comp.). Fundamentos de Musicoterapia Madrid. Ed. Morata. pp. 364-37

 


Blog de Musicoterapia

Desde 2014 colaboro con la Fundación Alanna haciendo musicoterapia con mujeres víctimas de violencia de género. Si me tuviera que definir con tres palabras sería Apasionada, Valiente e Inquieta. Para saber más https://blogdemusicoterapia.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: