Ya hice un post, en el que mostré dos definiciones de Musicoterapia (Bruscia y la de American Music Therapy Association), pero, existen algunas más que deseo compartir en esta entrada puesto que autores como Betés o Poch, no pueden faltar en este espacio.

Cuando hablamos de musicoterapia, debemos saber que la música ha formado parte de las civilizaciones a lo largo de la historia. Ha acompañado al ser humano en ritos, ceremonias, en el ámbito familiar, y en otras actividades de carácter social o privado. Por tanto se puede confirmar que la música es un fenómeno común a todos los pueblos y culturas. Pero la música ha ido evolucionando y desde hace unas décadas se habla de la utilización de ésta como elemento terapéutico, introduciendo el concepto de musicoterapia.

Betés (2000) o Poch (2002), entre otros, han llevado a cabo una revisión histórica del uso de la música en general y como terapia en particular:

      • El primero asegura que “el concepto de música como terapia ha existido de forma explícita o implícita en la mayor parte de las culturas y en todas las épocas. Se entiende como terapia todo remedio que se utiliza para curar, paliar o prevenir trastornos físicos y psíquicos en el hombre” (Betés, 2000, p. 23).
      • La segunda considera que la “musicoterapia no es sólo un arte, que como tal tienen que ver con la subjetividad, individualidad, creatividad y belleza, sino también una ciencia que supone objetividad, colectividad, repetición y verdad” (Poch, 2002, p. 42).

Otros autores que también han definido “musicoterapia” son Benenzon o Alvin.

      • Alvin (1997) considera que la musicoterapia es el uso dosificado de la música en el tratamiento, la rehabilitación, la educación, reeducación y el adiestramiento de adultos y niños que padezcan trastornos físicos, mentales y emocionales.
      • Benenzon que la define como una “el campo de la medicina que estudia el complejo sonido-ser-humano-sonido, con el objetivo de abrir canales de comunicación en el ser humnao, producir efectos terapéuticos, psicoprofilácticos y de rehabilitación en él mismo y en la sociedad” (Benenzon, 2017, p.25).

La Musicoterapia se ha ido introduciendo poco a poco en nuestra sociedad y sus aplicaciones son diversas y variadas. Existe formación especializada, asociaciones de profesionales de la musicoterapia e investigaciones en este campo, demostrando los beneficios de la musicoterapia.

Libros de musicoterapia

Las referencias bibliográficas de musicoterapia citadas en esta entrada son:

    •  Alvin J. (1997).  Musicoterapia. Barcelona. Ed. Paidós.
    • Benenzon, R. (2017) (3ª ed.). Musicoterapia de la teoría a la práctica. Nueva edición ampliada. Madrid. Ed. Paidos.
    • Betes de Toro M. (Comp.). (2000). Fundamentos de Musicoterapia Madrid. Ed. Morata
    • Poch, S. (2002). Compendio de Musicoterapia Volúmenes I – II.  Biblioteca de Psicología, Textos Universitarios. Ed. Herder.

Blog de Musicoterapia

Desde 2014 colaboro con la Fundación Alanna haciendo musicoterapia con mujeres víctimas de violencia de género. Si me tuviera que definir con tres palabras sería Apasionada, Valiente e Inquieta. Para saber más https://blogdemusicoterapia.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: